Opinión

Explicación molecular y celular, para la promoción del uso correcto de cubrebocas

Escrito por RAFAEL ORTIZ-ALVARADO Facultad de Químico Farmacobiología, UMSNH.
Visto: 350

Cortesía de Jorge Orozco Flores.

El actual proceso infeccioso denominado Covid-19, provocado por el virus SARS-CoV-2 (Coronavirus, familia Taxonómica Coronaviridae), es el responsable de esta enfermedad sistémica que tiene diversas complicaciones a nivel de salud, entre ellas la que más destaca por su prevalencia son los problemas de coagulación y en vías respiratorias a nivel pulmonar, esto por el compromiso que existe del sistema vascular que recubre a los pulmones y median el proceso biológico de intercambio de gases (Oxígeno y Bióxido de Carbono), que es parte del proceso de la respiración.


El SARS-CoV-2 tiene diversas particularidades que le permiten infectar y propagarse con una relativa facilidad entre los seres humanos. Para tratar de entender las peculiaridades del presente virus pandémico, es necesario tener como antecedente que se presentó un brote infeccioso por el SARS-CoV, un coronavirus que provocó un brote pequeño en 2003, que fue controlado y eliminado en la región asiática de Taiwán, en Julio del 2003, como lo reportó en su momento la Organización Mundial de la Salud (OMS). El SARS-CoV y el SARS-CoV-2, se propagan de una manera diferente aun cuando utilizan el mismo receptor: la Enzima Convertidora de Angiotensina 2 (ACE2), que es una enzima expresada en las membranas celulares de los órganos y sistemas con mayor gasto cardiaco como son los pulmones, las arterias, vasos capilares, tejido cardiaco, los riñones y los intestinos.

Al analizar molecularmente a las proteínas que tienen la forma de “púas” de la estructura viral (cápside) del Coronavirus y al comparar las secuencias genómicas de los dos tipos de virus (SARS-CoV y SARS CoV-2), se evidencia que el actual virus ha desarrollado una proteína que le permite unirse fuerte y selectivamente a otra proteína humana (Neuropilina-1), de esta manera el SARS-CoV-2 es capaz de utilizar a este receptor llamado Neuropilina-1, que es muy abundante en varios tejidos humanos, incluido el tracto respiratorio, los vasos sanguíneos y las neuronas. Sin embargo resta establecer la vía anatómica de acceso del virus y esto es referente a la vía nasal, a diferencia del receptor principal ACE2, que está presente en niveles bajos, la Neuropilina-1 es muy abundante en las células de la cavidad nasal. Se trata de una localización de importancia estratégica que posiblemente contribuya a explicar la infectividad eficiente de este nuevo coronavirus, que ha provocado la actual pandemia y que se disemina entre la población humana.

Se ha pensado que la proteína fundamental en el proceso de infección ACE2, funcione como una “cerradura” que permita ingresar a la célula a infectar y por lo tanto la Neuropilina-1 podría ser un factor molecular que conduzca al virus hacia la “puerta celular”. Este planteamiento puede ser válido, porque la proteína ACE2 se expresa en niveles moleculares bajos en la mayoría de las células, comparado con la proteína Neuropilin-1. Por lo tanto, al virus le resulta necesario dentro del proceso de propagación e infección (contagio) entre seres humanos entrar en células que expresan proteínas relativamente abundantes en su expresión celular como la Neuropilina-1, la cual sabemos está presente en tejido nasal, por ello es muy necesario que se implementen formas de disminuir la exposición al SARS-CoV-2, como es el uso correcto de cubrebocas (que protejan cavidad nasal y cavidad oral), así como las prácticas de higiene personal, como es el lavado frecuente de manos, acciones asequibles para la gran mayoría de personas.

Estas acciones podrían ayudar a romper la cadena de contagios del SARS-CoV-2 entre humanos y evitar complicaciones mayores a los diferentes sistemas orgánicos de los pacientes ya infectados o expuestos al coronavirus. Estas herramientas de prevención infecciosa deben contar con la fuerte promoción de la información entre la población, que permita comprender por qué es importante utilizar el cubrebocas y exigir la higiene personal, para salvaguardar los derechos humanos inherentes a la salud y a la vida de una manera incluyente y respetuosa de los derechos humanos, con conciencia de que las herramientas moleculares y celulares tienen una aplicación en la defensa de los derechos humanos. Como lo han hecho saber Giuseppe Balistreri, jefe del grupo de investigación de Biología Celular Viral en la Facultad de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Helsinki, Finlandia, que han evidenciado el papel de la Neuropilina-1 en la propagación del SARS-CoV-2, responsable de la Covid-19.

Referencias Bibliográficas

Davies, J., Randeva, HS, Chatha, K., Hall, M., Spandidos, DA, Karteris, E. y Kyrou, I. (2020). La neuropilina-1 como un nuevo mediador potencial de la infección por SARS-CoV-2 implicado en las características neurológicas y la afectación del sistema nervioso central por COVID-19. Informes de medicina molecular,  22 (5), 4221–4226. https://doi.org/10.3892/mmr.2020.11510

Lebeau, G., Vagner, D., Frumence, É., Ah-Pine, F., Guillot, X., Nobécourt, E., Raffray, L., & Gasque, P. (2020). Deciphering SARS-CoV-2 Virologic and Immunologic Features.  International journal of molecular sciences, 21 (16), 5932. https://doi.org/10.3390/ijms21165932

Perez-Miller, S., Patek, M., Moutal, A., Cabel, C. R., Thorne, C. A., Campos, S. K., & Khanna, R. (2020). In silico identification and validation of inhibitors of the interaction between neuropilin receptor 1 and SARS-CoV-2 Spike protein. bioRxiv : the preprint server for biology, 2020.09.22.308783. https://doi.org/10.1101/2020.09.22.308783

Tambet Teesalu, Jussi Hepojoki, Olli Vapalahti, Christine Stadelmann, Giuseppe Balistreri, Mikael Simons. (2020). Neuropilin-1 facilitates SARS-CoV-2 cell entry and provides a possible pathway into the central nervous system. doi: https://doi.org/10.1101/2020.06.07.137802


 

RAFAEL ORTIZ ALVARADO

Facultad de Químico Farmacobiología

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La propiedad intelectual en tiempos de Covid-19

Escrito por RAFAEL OROZCO FLORES. Coordinación de la Investigación Científica, UMSNH
Visto: 199

Fotografía de Nataliya Vaitkevich, en Pexels, tomado de https://www.pexels.com/es-es/foto/primer-plano-clinica-doctor-salud-5863397/

 

La relativa rapidez con que se han desarrollado en el mundo, diversos productos biológicos para la prevención de la enfermedad humana por SARS-CoV-2, han desatado un sinnúmero de especulaciones sobre el origen del agente etiológico, que va de la mano con la “sospechosa” “hazaña” de haber logrado la vacuna en un tiempo récord de menos de un año, cuando —sostienen algunos en las redes sociales— “no se ha logrado un agente para la inmunización para el SIDA”.

Leer más...

La deserción universitaria en América Latina, por Covid-19

Escrito por FRANCISCO JAVIER PÉREZ RODRÍGUEZ. Coordinador de Comunicación de los Campus UVAQ y Tesorero de CONEICC
Visto: 522

Anónimo. Pexels, bajo licencia gratuita (CC0). https://www.pexels.com/es-es/foto/interior-del-edificio-abandonado-256395/

 

El impacto de la pandemia por COVID-19 no ha sido sólo en la salud de miles de latinoamericanos, otro rubro significativo y no menos castigado es el de la educación que, más allá del acelerado proceso de adaptación al sistema en línea que debieron hacer las instituciones educativas en el primer semestre de 2020, ahora enfrentan uno más grave, principalmente las escuelas particulares: el de la deserción estudiantil.

Leer más...

La globalización de las enfermedades

Escrito por OMAR FABIÁN GONZÁLEZ SALINAS. El Colegio de México.
Visto: 1240

El 14 de noviembre de 1918, el diario El Pueblo, informaba sobre la muerte del “feroz vándalo José Inés Chávez García”, a causa de la pandemia de Influenza española

Entre los siglos xiv y xvii el mundo vivió la “unificación microbiana”; periodo que, a decir del historiador francés Emmanuel Le Roy Ladurie, se caracterizó por los constantes contactos humanos intercontinentales que llevaron consigo virus, bacterias y demás microorganismos infecciosos, a regiones donde no existían y las poblaciones carecían de defensas inmunológicas contra ellos. Los resultados fueron la propagación de epidemias de largo alcance geográfico, caídas demográficas estrepitosas y la globalización de las enfermedades.

Leer más...